ceremonia de cacao

Ábrete corazón

2:49 p. m.

Estamos tan acostumbrados a “aprender” del dolor, de experiencias traumáticas, de momentos llenos de frío y abandono, que nadie nos enseña a aprender desde el amor, desde el calor, desde experiencias cálidas y entender palabras sabias, que golpean duro la conciencia pero son dichas con tanto amor que te hacen llorar de felicidad, aún con tu mente explotando, agradeces el aprendizaje, que es tajante, si, pero a la vez dejas que te llene de amor la palabra y la experiencia. Eso fue en parte para mi la ceremonia cacao, corte de lazos energéticos y el temazcal al que asistí hace unos días. No creí que la experiencia me dejaría tan cansada, pero la verdad es que siento que me tocó tan profundo que necesite dormir todo un día y toda una noche para asimilar lo aprendido e integrarlo a mi ser. 


 Nunca había sentido tan fuerte mi corazón, me considero una persona empática y hasta cierto punto vulnerable, sobre todo al momento de crear, cantar y bailar, pero la forma en que el cacao, preparado en altas concentraciones y según recetas ancestrales y tradicionales te abre el corazón es igual a sentir que una flor verde y luminosa se abre en tu pecho, e ilumina, e inmediatamente quieres compartir, compartirte, mirar al otro como te haz olvidado de verlo, como tu hermano de vida. 

Mi corazón me hablo muy fuerte, y le crecieron alas, súbitamente quise abrazarme, amarme, cantar, ser feliz, hacerlo feliz, tanto que creo que no olvidare de nuevo su voz, y le haré caso a todo lo que me diga. Entendí con la guía de nuestra mujer medicina, que es difícil escucharlo porque a veces estamos muy ocupados tratando de lograr que el otro lo reconozca, lo ame, lo valore y enfocamos siempre nuestra atención hacia lo externo, al reconocimiento, a las expectativas, que nos olvidamos de que cada latido es un estallido interno de amor, de vida. 

No hay nada más amoroso que ese impulso de vida que nuestro corazón, que nosotros mismos nos damos entre 60 y 100 veces por minuto. Pero lo damos por sentado. En realidad damos por sentado cada órgano de nuestro cuerpo, cada respiración, y agradecerlo es un acto de amor hacia nosotros mismos, reconocernos mágicos, reconocernos capaces de darnos vida, aunque lo creamos imposible, pues somos un aparato simbiótico en perfecta armonía. Este es motivo suficiente para ser felices, sin esperar a que las circunstancias externas lo hagan, es entender que mientras nos tengamos a nosotros mismos, es suficiente, y desde ahí compartirnos, y dejar que el otro nos enriquezca, pero nuevamente, muchas veces vivimos esperando encontrar todo el alimento y todo el amor de afuera hacia dentro. 

 Abrir el corazón, no solo significa abrirse a recibir, significa abrirse a entenderlo, conocerlo y sentir todo el amor y guía que él, desde su morada en nuestro pecho, es capaz de entregar a cada vena y fibra de nuestro ser, y que por tanto es fuente infinita de luz, y que no queda mas remedio, por su cauce natural, que ese amor se proyecte hacia el exterior, hacia tu hermanito de al lado. Por tanto entiendo que no importa el abuso, el temor, el dolor, la pérdida, si esa flor verde de tu pecho se mantiene fluyendo en energía de vida. Hace tiempo hice una ilustración que sin querer refleja un poco de la experiencia con la ceremonia. Por eso volvemos de cierta forma a ser niños, porque es cuando más pura y luminosa es la flor de nuestro pecho, y, aunque las circunstancias la van opacando, la naturaleza sabia de savia siempre nos devuelve a nuestra propia naturaleza humana. 

 Este entendimiento fue tan fuerte que al momento de corte de lazos energéticos con un cuchillo de obsidiana, no tuve miedo de liberarme de todo aquello que me mantenía atada, al trauma, a las expectativas, al dolor, a otras personas que generaban en mi una ilusión de seguridad. Sentí esa liberación mas fuerte en mi espalda, las expectativas de cargar con mucho que no es mío sino impuesto por otros. 

 Al momento de entrar al temazcal, no sabia que esperar, había leído y escuchado experiencias y siempre me pareció un ritual lleno de significado. Recordé en la experiencia el final del recorrido de la ruta espiritual Inca, que termina en una cueva en la selva amazónica para al final renacer. Estar en la oscuridad hirviendo del temazcal es estar en el vientre de la madre tierra nuevamente, gestándonos con diferentes y nuevas intenciones, dejando morir también partes de uno mismo. El calor y la medicina estando dentro era tan relajante y placentero, que me sentí llena de una gran felicidad y placer de vivir, de ser, de compartir ese vientre con otros, de estar en un proceso de gestación de una nueva versión de mi, mas genuina, mas humana y amorosa. Me di cuenta que el temor a la oscuridad es mas sencillo de sobrellevar con tu corazón iluminando el camino, y en compañía de otros con cantos y percusiones. Con todo ello la oscuridad no se siente, y al abrir los ojos no veía nada, pero mi alma si, ahí dentro estaba radiante de una luz que no se ve con los ojos físicos. 

Salí agradecida de que mis guías y mi voluntad me llevaran hasta el final. La noche siguió llena de compartir cantos y amanecí llena de una paz que hacía tiempo no sentía. Al regresar a casa, me siento llena de amor, (y de piquetes de insectos) y como si me hubieran crecido flores en el pecho y en mi cabeza. 

Ometeotl 

Selket Yhay

Gracias infinitas a Nia Suspiros de Colibrí y a Jaime  por hacer posible esta bella experiencia





Cine

El Cine

5:13 p. m.

Desde hace tiempo quiero hablar sobre mi forma de ver el cine y la importancia de éste en mi vida.

Como diseñadora e ilustradora, soy una persona sumamente visual, a pesar de también llevar una vida mas o menos lectora. Creo que en general como dice Sartori en el Homo videns, vivimos una época donde la palabra ha sido destronada por la imagen, pero esto no es necesariamente malo a mi parecer, o no lo es por lo menos en el cine, y no hablo de cualquier cine, sino de ese que es más que mero entretenimiento (aunque también lo disfruto) y que nos habla más profundamente, que además, no olvidemos, comenzó siendo palabra y signos lingüísticos que después se llevaron a la imagen y signos visuales. 

Por ello creo que el cine tiene varias lecturas, unas que vienen desde la experiencia individual, y otras que son puestas a propósito, a veces obvias de leer, pues el director las ha dejado ahi deliberadamente, como pistas, arquetipos, símbolos, a veces universales, que para ser leídos basta con un poco de observación mas profunda y consciente. Creo que eventualmente, tanto en la creación como en la interpretación, se vuelve como una especie de instinto percatarse de esto, que aveces se siente más de lo que se piensa.

Aunque debo aceptar que como estudiosa de la imagen y como se me enseño a interpretar el arte visual en clases de historia del arte, llevo esto mismo a interpretar el cine, que no es más que imagen en movimiento, por lo tanto más immersivo, más sinestésico por ser pensado para un gran formato, y no olvidemos la banda sonora, componente a mi punto de vista fundamental para que el mensaje sea emitido de forma más precisa (la música es otro lenguaje que he estudiado y amo). También influyeron mucho mis clases de simbología e iconografía en la carrera de diseño, pues recuerdo que disfrute mucho desentrañando toda la simbología contenida en Across the Universe. 

Existen películas, por ejemplo, que me han hablado en momentos que lo necesitaba, porque veo el cine como una experiencia. Desde la empatía, uno es capaz de ponerse en los zapatos del protagonista, del antagonista o incluso de algún personaje secundario, para vivir a través de ellos. 

Un gran amigo, fanático del cine, con quien, mientras vivía, tuve incontables conversaciones al respecto, me enseñó también que cada película es un universo en si mismo, por lo que las cosas absurdas o que no tienen cabida en este mundo de la realidad, (por muy realista que sea el enfoque de ese filme) ahí, en la pantalla, tienen sentido y verlo así te libera de prejuicios y te da un enfoque más abierto, que te lleva a conocer mas allá de una historia, ese universo, con todos sus mensajes, connotados y denotados, así como las figuras retóricas que contiene, desde símiles, metáforas, analogías, hasta una completa antítesis de nuestra realidad. Ir libre de prejuicios al cine me ha enseñado a llegar a la esencia del mensaje contenido. 

La primera película que me hizo sentirme algo más que entretenida fue Amelie de Jean-Pierre Jeunet. La vi cuando tenía al rededor de 9 años. Algo de ella me inquietó y me hizo sentir que había algo más, que no comprendía del todo, que pretendía hablarme de otra forma y no solo hacerme pasar un buen rato. Me hablaron sus colores inspirados en Miró, sus momentos surreales, la música tan vibrante como el verde y el rojo de su paleta, la ternura y exageración de los personajes y sus experiencias. Creo que en parte siempre he amado a personajes solitarios que viven en su propio interior pero que eventualmente encuentran una conexión con el mundo y con otros. Esa película fue la primera que me enseño a ver el cine diferente y me llevó a enamorarme de la música de Yann Tiersen, que después como una cadena de sensibilidad y coincidencias, me llevo a Goodbye Lennin! de Wolfgang Becker, también musicalizada por él.


La segunda película que me llevó a apreciar el cine de forma diferente, fue Cinema Paradiso, de Giuseppe Tornatore, quizás por las diferentes formas en que se presenta el amor, ya que más allá del Romance entre Salvatore y Elena, lo que más destaca es la ternura y honestidad del amor entre un niño que perdió a su padre y un hombre solitario que ama el cine y que eventualmente contagia ese amor al pequeño, que incluso decide ser director ya en la etapa adulta. Vi esta película en un taller de cine de la preparatoria, y recuerdo que me conmovió hasta las lágrimas (nada raro en mi pues soy de lágrima fácil) pero, sobre todo, me pareció una historia muy poco convencional que retrata al amor en muchas dimensiones: el amor romántico, el amor de amistades que se convierten en tu familia, pero también el amor de un pueblo hacia las historias, hacia el cine y compartir momentos, sentados al rededor de la fogata/pantalla que los abraza con la calidez de sus golpes de luz y sonido, y los saca de su rutina.

Este amor que se había despertado en mi anteriormente con Amelie, se consolidó después de ver Cinema Paradiso,  que además es aún más bella aún con la música de Ennio Morricone, que evoca a toda esa nostalgia que abunda en el filme.


Ya después me metí de lleno a ver mucho, mucho cine. 

He de confesar que muchas veces he pensado como sería para mi hacer una película y contar una historia, pero lo mas cercano para mi es hacer animación, y tengo varios proyectos en proceso de pequeños cortos con música y personajes de mi creación. Finalmente la animación no es más que la vida real pasada por un filtro de la visión de quien la crea, para plasmarla en dibujos que se vuelven los actores y abstracciones de la realidad llevadas a escenarios de línea y color. Mis estudios de animación favoritos son LAIKA (por su rareza y belleza) y Ghibli (por sus personajes femeninos, fuertes e implacables, lo entrañable de sus historias y la perfección técnica de sus artes)

Hace poco me presentaron una plataforma muy interesante llamada letterboxd, que amé y odié al mismo tiempo, pues me es difícil a veces recordar muchas de las películas que he visto. En esta plataforma te piden 4 películas favoritas, y estas son las que elegí aunque me hubiera gustado agregar Cinema Paradiso y varias otras también.

Por último dejo mi link a letterbox por si quieren seguirme o solo chismear mi lista (aunque la sigo llenandola según me acuerdo), y quizás encontrarán una o varias en que coincidamos y podamos charlar al respecto:

letterboxd.com/selketyhay/

¡Hasta la siguiente entrada!

Otras entradas de mi Blog con respecto a cine:

Sobre "Whiplash"

https://selketyhay.blogspot.com/2016/06/wiplash.html

Sobre "The Shape of water"

https://selketyhay.blogspot.com/2018/01/the-shape-of-love.html

Sobre "The Piano"

https://selketyhay.blogspot.com/2018/06/el-corazon-pide-placer-primero.html

Sobre "I'm thinking on ending things"

https://selketyhay.blogspot.com/2020/12/endings.html


Escritos

Bienvenido al Cementerio

1:51 p. m.


Bienvenido al cementerio

enterrarás lo que yace 

dentro de esta maleta

restos de amor,

confianza en la vida,

pedacitos de tu infancia,

memorias descuartizadas

por eventos incontrolables

del absurdo accidente 

que es la vida, 

el regalo de la sangre.


Aqui termina el viaje

los miembros descarnados

de lo que fue, y lo que será

brillan entre la podredumbre,

como amaneceres de esperanza.

Deberás enterrarlos

junto con todos tus secretos

para dar paso a la noche,

madre nueva que te cobija 

con el frío filoso de los lamentos

te abrazan sus cabellos 

te llena el cuerpo de filamentos 

tinta de sombra diluída en lágrimas

permanente como la muerte,

como el fin de este viaje.


Bienvenido al cementerio

y mientras entras sollozando escucha 

la gran celebración de afuera

carnaval escandaloso de egos

imágenes de superficies sonriendo

con la estructura rota.


Pero a donde te diriges 

no hay más que gusanos y raíces, 

espíritus y cadáveres.

Pronto serás parte de ellos.

beberas ese elixir putrefacto,

veneno luminoso,

cúmulo de venas que explotan.


Recuerda esta gran verdad: 

aquí solo eres carne.


SELKET YHAY


@selketyhay