Escritos

Duelo dentro del duelo

4:56 p. m.

La carne abierta de mi pecho 

es una herida de ampulas invisibles

que queman 

arden el alma en carne viva

ahogan la carne en alma muerta.

En la noche desgarrada
mis manos buscan tus manos
esas que besé y adoré
como si nunca hubiera
besado otras manos.

Manos de sol en el campo
de flores sembradas en el tacto
de semilla que germina
de mi cuello hasta mi sexo
de miradas haciendo un pacto.

Manos que hoy invisibles
lastiman las llagas de tu ausencia
mientras mi cuerpo
cae vertiginosamente
en el vacío de ese abrazo
que nunca me cobijó.

Yo te amé
con furia
con entrega
como la niña vulnerable
con el pecho abierto.
Tal vez tú me amaste
con vacío y ausencia
como árbol con espinas
como un pozo cerrado
con la promesa de un agua
de la que nunca pude beber.

Mis tejidos se sumergen
entre las ruinas
sobre las ruinas
en el duelo
dentro del duelo
espejo que escurre en sangre
que nunca podrás beber.

S de sangre fuerza
Sangre renacer
S de silencio soledad
sentimiento sinsabor
sal soltar
secreto sombra
sueño silueta
suculenta seguridad
sonora saciedad
siempre sollozo
susurro sospechoso
siguiendo segura
sin ti
sin tu amor de pozo cerrado
puño perforado
mudo, derrotado
en el duelo
dentro del duelo.

La carne abierta de mi pecho
es una herida de alas palpitantes
cicatrizará en el tiempo al tiempo
en la calma del polvo al aire
y un ave renacerá del fuego.

Selket Yhay

corazón

Dentro de mis ruinas

3:13 p. m.

 Ven, enfrentemos la tormenta,

no permitiré que te ahogue

la oscuridad que yace debajo.

Aprende a sentirte completa

en la humedad que cubre de sal 

el silencio que te trajo.


Amor, toma mis manos, apriétalas

aférrate a mi mirada sin parpadear

siente como se mecen las olas 

en mis ojos sin descansar.


Mis lágrimas, océanos de esperanza,

me llevan mas allá del dolor

dentro de mis ruinas mi espíritu danza

entre música, incienso y tambor.

 

Desnuda de ingenuidad genuina,

entre el vacío y el temor,

dentro de mis ruinas,

destruida hasta mi centro, 

encontré mi corazón.


Espejo, guía de mi alma,

ilumina como un faro la costa,

entre la tormenta y el vacío,

mis pies el ritmo marcan,

hundiéndose en la arena 

cual si fueran latidos.


Sangra un adiós sin perdonar,

sembrando de muerte mis manos

que solo el tiempo logrará cicatrizar

floreciendo con la fuerza del verano.

 

Selket Yhay, 2022


@selketyhay